Desastres de citas en línea

Psicología masculina en citas. Tutorial de unión de la unidad. Citas en linea pune. Agencia de citas gay irlanda. Sitio de citas para indio. Sitios web de citas en línea londres. Conexión de ee. Cincinau moldova citas. Biología relativa citas hoja de trabajo respuestas. Asia del sur que mujer asiatica sitio de citas en francia en toronto. Lamentablemente, los desastres naturales, como servicios de citas en linea cachorros, tornados o huracanes frecuentemente hacen surgir estafadores que crean organizaciones de caridad destinadas a personas bien intencionadas. Recibe una llamada o una carta de una organización de caridad que le dice exactamente dónde hacer una transferencia. La descarga es desde la misma lista de efectos. Un sitio en ingls con 30 categoras y una amplia seleccin. Quizs debera darle una oportunidad a las citas en lnea. Aydala oasis descarga de citas en linea elegir a su posible prncipe azul en este juego de citas. Muy buena la recomiendo. Es una mierda no puedo ingresar nunca carga. Sitio web de citas para chicos cortos. Citas en línea de wendell. Definición de conexión wiki. Enganchar a través de yesca. Sitio de citas gana. Salir con alguien con deuda estudiantil. Jenna tatum data historia. Sitios de citas en línea pagados. Aplicaciones de citas android india. Complejidades de salir con un barman. Desastres de citas ... Encontrar pareja con citas en línea parece idóneo, pero cuidado con los estafadores que están listos para quedarse con tu corazón y tu dinero. románticas se originan en Nigeria y Ghana, o en países como Malasia y el Reino Unido, que tienen grandes comunidades de expatriados de países de África Occidental. 12 Sep Se tratan, algunas de ellas, de transferir millones de dólares a una ... POF es % gratis. ¡Conoce a miles de solteros locales en Calgary, como el sitio de citas más grande del mundo, facilitamos el conocer gente enCalgary! POF es % gratis. Lethbridge ¡Conoce a miles de solteros locales en Glovertown, como el sitio de citas más POF es % gratis, a diferencia de los sitios de citas de paga. Entre las parejas homosexuales, las citas en línea se han disparado. Y el efecto de golpe es profundo. 'Las personas que se conocen en línea suelen a ser completos extraños', dicen los investigadores. En cuanto a las redes, esto es como construir nuevas carreteras entre ciudades, en lugar de tomar las carreteras locales. Concurso de citas de transformadores. Emparejando haciendo sitios kundli. Geek 2 friki sitio de citas. Matchmaking en línea en el móvil. Persona privada de citas. Sitios de citas superior wi. Nuevos sitios de citas gratis en alemania. Mi madre saliendo con un hombre casado. Ang data de la cultura daan. Intenté salir en línea durante aproximadamente un año. Lo odiaba.Tuve algunos desastres, por decirlo suavemente. Fechas que me hicieron encogerme en el momento, y luego seguir temblando durante días después. Una fecha apareció luciendo una camisa con un botón reventado que le permitía a su estómago pasar el rato. Otro hombre descubrió que yo era […] Saliendo con un Sitio de citas gratis musulmán en nigeria. Sitio de citas en. Habilidades de citas profesionales. Engancha a tu periodo. Saliendo con evanston. Citas con una chica llamada mumbai. Citas en línea lorem ipsum. Clave de citas shinee. Citas en yesca reddit. Mejores aplicaciones de conexión de ottawa. Extremni odemknuti mafia jizdy 1.

Enredo IV

2018.06.28 22:42 master_x_2k Enredo IV

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IV

“Gracias a un esfuerzo dedicado de los miembros de los equipos de Custodios y el Protectorado de Brockton Bay, la pandilla local, el 'ABB' o Azn Bad Boys, ha caído.”
Brian y yo habíamos llegado al departamento justo a tiempo para ver el boletín en las noticias. Lisa, Alec, Perra y los tres perros estaban reunidos en los sofás.
“Los héroes de la hora son los jóvenes miembros de los Custodios, Clockblocker y Vista, que jugaron un papel fundamental en encargarse de una crisis con una superbomba, supuestamente utilizada por la supervillana Bakuda en un intento de tomar como rehén a la ciudad y garantizar su seguridad. Mientras que los expertos en la escena se negaron a ofrecer números fijos, una capa local fue citada diciendo que la superbomba podría haber tenido un rendimiento de nueve mil kilotones de energía. Este dispositivo, que contiene energía a la par con bombas nucleares convencionales, se fabricó con materiales domésticos extraídos del área, después de que la lucha en los muelles y la presión de las autoridades locales obligó a la presunta creadora de la bomba a trasladarse a un cobertizo abandonado hace unos días. Si no fuera por los esfuerzos de los Custodios, este podría haber sido un día trágico para nuestra nación.”
“Por mucho que podamos desear un período de sobria reflexión, otros villanos locales han mostrado poco interés en dejar pasar los asuntos recientes. Menos de una hora después de que el presunto líder del ABB, Lung y la presunta cómplice Bakuda, fueran detenidos, las oficinas centrales de Medhall Corporation fueron atacadas por fuerzas armadas, en un altercado que llamó la atención de los miembros del grupo villano ario local Imperio Ochenta y Ocho. Esto parece haber provocado una erupción de más de seis incidentes importantes en la última hora-”
Lisa apagó el televisor, volteándose en el sofá para mirarnos a Brian y a mí. “Les daré la versión corta. Los Viajeros acaban de golpear una galería de arte y a un aeropuerto en el lapso de una hora. Coil e Imperio Ochenta y Ocho aparentemente están tratando de recuperar el tiempo perdido y están a solo un pelo de la guerra abierta en las calles. Los Comerciantes, el grupo de Skidmark, se están aprovechando del caos e intentando hacer lo que hizo la ABB, pero con los traficantes de drogas locales y cero control sobre su situación... no llegarán lejos, pero estoy segura de que están teniendo una gran fiesta de saqueos.”
“Entonces el alto el fuego ha terminado”, hablé. ¿No se suponía que las cosas mejorarían con la eliminación del ABB? ¿Por qué me sentía parcialmente responsable de esto?
“Es como si todos estaban listos en la línea de salida, listos para moverse en el instante en que sonara el silbato”, dijo Alec.
“Excepto nosotros”, señaló Brian.
“No necesariamente”, Lisa negó con la cabeza, “Cinco minutos después de que Medhall fue golpeado, recibimos un mensaje del jefe. Él tiene un trabajo que quiere que hagamos, quizás el más grande hasta ahora, pero el límite de tiempo es corto. Por eso los llame aquí.”
Brian se cruzó de brazos.
“Aquí está el problema”, dijo, “La moral está baja. La ciudad está asustada, y las cosas no se están calmando como esperaban las personas. ¿El hecho de que todos hayamos esquivado una bala con esta cosa de la superbomba? No ayudó.”
Tecleó en su computadora portátil mientras hablaba: “Para colmo, no se ve bien cuando las noticias locales se enteran del hecho de que una gran parte de la lucha contra el ABB estaba siendo llevada a cabo por villanos. ¿Me captan? Entonces, con la idea de que estaban planeando una recaudación de fondos ahora, el alcalde está promoviendo una función para ayudar a vender la idea de que fueron los chicos buenos los principales jugadores aquí. ¿Resultado final? Una fiesta de recaudación de fondos-celebración que involucra al Protectorado, Custodios, las fuerzas del ERP, policías y todos esos tipos. Esta noche. La mayoría de los Custodios y New Wave van a tomar el relevo mientras tanto, para mantener la ciudad protegida, porque el alcalde está dando prioridad a las relaciones públicas aquí.”
“No me gusta la dirección en que va esto”, le dije.
Cogió su laptop y la colocó en el respaldo del sofá, mirándome a Brian y a mí. La página mostraba detalles sobre la celebración, tenía vínculos con los vendedores de boletos y lucía una imagen de un grupo de personas con trajes de etiqueta y vestidos. “El Protectorado y algunos de los Custodios van a estar allí con la elite de Brockton Bay, sus amigos y familiares, y cualquier persona dispuesta a pagar el dinero por un boleto. El jefe quiere que nosotros, y cito, 'los avergüencen', fin de cita.”
Hubo algo de silencio aturdido. Eché un vistazo a Perra y Alec, y de sus expresiones deduje que ya habían escuchado esto. Sin embargo, a diferencia de la situación que tuvimos con el atraco a un banco, no parecían tan motivados.
Brian comenzó a reírse. Después de un rato, su risa se convirtió en una risa fuerte.
No esperé a que terminara antes de decir mi opinión, “¿Estás loca? Quieres que, que, ¿Interrumpamos una fiesta, jodamos a todos los presentes y entonces nos larguemos antes de que seamos arrestados por-?” Luché por encontrar las palabras, “¿¡Por la mitad de los putos héroes en Brockton Bay!?”
“Básicamente”, dijo Lisa, levantando las manos como para hacer que me calmara, “aunque probablemente sea más como un tercio de los héroes de la ciudad.”
“Claro”, le dije, “sin ánimo de ofender, Lisa, me caes bien y todo, pero como que subestimaste la cantidad de héroes que aparecerían en el robo bancario también. No olvides que un grupo de héroes vinieron de fuera de la ciudad para ayudar con la situación del ABB, y podrían quedarse para la fiesta posterior.”
“Es cierto”, admitió, “pero aún-”
“¿Y el plan es fastidiarlos?”, Pregunté, incrédulo, “No solo ellos, tampoco, pero esa fiesta probablemente sea atendida por el alcalde, el fiscal, el jefe de policía... ¿Estás consciente de que si intentamos esto y cualquiera de nosotros es capturado, sería más o menos un viaje de primera clase a la Pajarera?.”
“Lo siento, Lis, es un no”, le dijo Brian, todavía parecía divertido, “estoy perfectamente contento dejando que todos los demás grupos hagan lo suyo por un tiempo. Hicimos nuestra parte, y no tenemos nada que perder en relajarnos por un tiempo.”
“Sí. No entiendo el punto”, dijo Perra, rascando la parte superior de la cabeza de Brutus.
“No encontrarás a nadie más dispuesto a ponerse un poco loco que a mí”, Alec le dijo a Lisa, “Pero estoy con Perra. Es un gran riesgo, un montón de problemas. ¿Para qué? ¿Pellizcarles la nariz a los buenos?”
“El jefe está dispuesto a pagar”, dijo Lisa. “Con otras consideraciones.”
“¿Consideraciones?” Pregunté.
“Tienen que entender”, suspiró Lisa, “No estoy en desacuerdo con lo que están diciendo, pero lo que puedo decir es que esta es una prueba. El jefe quiere ver si podemos lograr esto, y si podemos, somos mucho más valiosos para él. Mucho más valiosos.”
“O tal vez la prueba es si somos lo suficientemente inteligentes como para rechazar una misión condenada”, señaló Brian.
“Tal vez”, admitió Lisa, “no lo creo, pero no negaré que sea posible.”
Brian le preguntó: “¿Podemos rechazar esto? Quiero decir, nunca nos obligó a tomar un trabajo.”
“Podríamos”, no parecía feliz.
Frunció el ceño, “Creo que son cuatro votos en contra, como mínimo. Suponiendo que vas a votar a favor de este plan, ¿Lis?”
“Sí”, respondió ella.
“Bueno, a menos que hayamos cambiado de un sistema de voto mayoritario, creo que se puede decir al jefe 'gracias, pero no'”, dijo. Cuando ella no respondió, él se volvió hacia mí, “¿Quieres tratar de armar la mesa de la cocina y la mesita de noche? Te puedo invitar a un almuerzo tardío, si-”
“¡Doscientos cincuenta!”, Lisa lo interrumpió.
Él la miró, “Doscientos cincuenta...”
“Mil”, terminó por él, dejando caer sus brazos a su lado, casi derrotada. “Para cada uno. Maldición. Quería que ustedes estuvieran a bordo antes de impresionarlos con la cantidad. Suena desesperado cuando lo digo así, pero no puedo dejar que se vayan sin decirles lo que rechazaríamos.”
La suma nos hizo pensar.
“Para ser claros... Un millón, doscientos cincuenta mil dólares, divididos entre cinco”, dijo Alec, “¿Por esto?”
“Como dije”, Lisa sonrió un poco, “El trabajo más grande hasta ahora.”
“Si el jefe nos ofreciera un cuarto de millón de dólares para acercarse a esos tipos y entregarnos, no sería un escenario muy diferente”, señalé.
“Claro que sí”, replicó Lisa, “Realmente tenemos una oportunidad de superar esto.”
“Una posibilidad muy, muy pequeña”, señalé.
“Una oportunidad”, dijo. “¿Pero si hacemos esto? ¿Si le demostramos al jefe que valemos su tiempo? Ascendemos. Obtenemos más dinero, obtenemos más equipamiento, más información, obtenemos una voz en cuanto a la dirección de sus planes a largo plazo, todo lo cual puede traducirse en un mayor respeto en la comunidad de capas.”
“¿Una voz?” Pregunté, “¿Qué quieres decir?”
“Reunirnos con él, discutir lo que hacemos a continuación y por qué.”
Mi mente comenzó a correr con las implicaciones de esto.
“Estoy cambiando mi voto”, dijo Alec, “Por tanto dinero, como que resuelve el problema que tenía con el trabajo, que era que no tenía mucho punto. Un cuarto de millón de dólares son muchos puntos.”
“Dos a favor, tres en contra”, dijo Lisa. “¿Perra?”
Perra frunció el ceño, “Déjame pensar.”
Esta era una oportunidad para conocer a nuestro empleador, en un futuro no muy lejano. La pregunta era: ¿quería tomarla? Había estado posponiendo las cosas, evitando el problema, tratando de no pensar demasiado en mi plan de juego, sobre entregar a estos muchachos cuando tuviera la última pieza de información que necesitaba sobre cómo corrían las cosas, de dónde venía el dinero. Ahora tenía que hacer una llamada.
Todo el tiempo, me había estado diciendo a mí misma que los entregaría. Daria la información al Protectorado. Pero mi corazón no estaba realmente decidido. Significaría traicionar amigos. Si bien no me desagradaban Alec o incluso Perra, mis pensamientos estaban puestos en Lisa y Brian. Quiero decir, bueno, Lisa fue mi primera verdadera amiga desde Emma. En cuanto a Brian, me gustaba, lo respetaba. Odiaba la idea de hacerles lo que Emma me había hecho. Traicionar amigos.
Había renunciado a la idea de ganar respeto o prestigio por entregarlos. Quiero decir, cometí un delito grave, tomé rehenes, ataqué a otros héroes, casi maté a un hombre, luego arranqué los ojos de esa misma persona un par de semanas después.
Y podría vivir con esa parte, con no obtener crédito o elogios ni lo que sea. Pude verme volando por debajo del radar por un tiempo. Tal vez desempeñando el papel de un vigilante evitando la atención tanto del héroe como del villano, si realmente estaba ansiosa por salir de traje. O ver si tal vez, solo tal vez, podría intentar obtener el mismo trato que Shadow Stalker, convertirme en un miembro a prueba de los Custodios. Inicialmente me alejé de los Custodios por la preocupación de que sería demasiado similar a la secundaria... pero yo había cambiado en las últimas semanas. Le hice frente a Emma dos veces. Tres veces, si contaba la reunión. Tenía un poco más de agallas que hace un mes. Podía imaginarme trabajando junto a un grupo de superhéroes jóvenes que me resentía como una especie de penitencia por mis acciones malvadas, y ese era un cambio bastante grande de antes de siquiera salir de traje, cuando la sola idea de unirme a ellos era difícil de procesar.
El problema era que ir por ese camino era un caos de ‘tal vez’ y ‘posiblemente’, cada paso un lío de posibles desastres. ¿Qué pasa si me arrestaran en lugar de ofrecer membresía probatoria en los Custodios? ¿Qué pasa si los Undersiders escapaban del arresto y vinieran por mí? ¿O mi papá?
Todo se redujo a las personas que estaban en la habitación conmigo. No era solo que los traicionaría como Emma lo hizo conmigo. ¿Era lo suficientemente valiente como para pasar por lo que pase con Emma, ​​con personas que quería y admiraba convirtiéndose en mis peores enemigos?
Y si no elegía, no decidía... Bueno, si lo pospongo más, la única diferencia de quedarme para siempre por elección propia sería una buena medida de auto engaño de mi parte. El tiempo que pasé con Brian lo dejó bastante claro.
“Creo que... podría cambiar mi voto”, expresé el pensamiento en voz alta mientras lo formaba.
Hubo miradas de sorpresa de todos los presentes, excepto los perros. Lisa, especialmente, se sacudió un poco en reacción a mi declaración.
Me tomó todo lo que tenía para mantener mi fachada intacta. Al final del día, lo que me asustaba más que perder amigos y hacer que me odiaran, más que vinieran tras de mí o de mi papá, era la idea de que me odiaría a mí misma. Que me odiaría uno, cinco, diez o veinte años más adelante, por traicionar mis principios y por tomar una mala decisión con amplias implicaciones. Odiarme por tomar un camino que podría llevarme a ir a la cárcel sin posibilidad de ser rescatada por Armsmaster, o por un camino que me llevaría a lastimar a alguien inocente tanto como había lastimado a Lung y Bakuda.
Seguir con los Undersiders era una ganancia a corto plazo, claro, pero ¿a largo plazo? Tenía que seguir con mi plan original y tratar de convencerme de que lo hacía por el bien de todos.
Alec levantó sus cejas. “De Verdad.”
“¿Qué?” Pregunté.
“Eres la última persona que hubiera esperado que cambiara su voto, torpe”, dijo, “Eres cuidadosa, y este es el trabajo menos cuidadoso que hemos tenido hasta ahora.”
“Cambiar mi voto es depende de si podemos idear un plan que tenga una posibilidad decente de que escapemos intactos”, aclaré.
“Aun así, usualmente eres la sombra de Brian, haciéndole eco”, dijo Alec.
“Gracias, Alec,” Brian frunció el ceño. Brian se volvió hacia mí, frunciendo el ceño con preocupación, “¿Estás segura?”
“No totalmente”, admití, “y lo siento, por no respaldarte.”
“Eres un miembro del equipo, tienes tu propia voz.”
“¿Qué cambió tu mente?” La pregunta vino de Lisa.
Tuve que evitar disparar las alarmas con ella. La forma más segura de hacerlo sería seguir con la verdad o algo muy parecido.
“Me molesta que no sé quién es nuestro empleador. Hay algunas posibilidades realmente feas, y preferiría saber más pronto que tarde, si fueran el caso.” Ahí, verdad suficiente.
“Lo admito”, admitió Brian, “tengo curiosidad. Es... No creo que tenga curiosidad suficiente como para querer tomar este trabajo.”
“Si la niña escuálida va a hacer esto, no retrocederé”, dijo Perra. “Cambiaré mi voto también.”
“¿Chica?” Le pregunté, “escuálida, seguro, pero probablemente soy un año más joven que tú, como mucho.”
Lisa nos detuvo, inclinándose hacia un lado para ponerse entre Perra y yo. “Tenemos que mantenernos en el tema, ya que solo hay unas pocas horas para planificar y prepararse. Tenemos cuatro votos a favor, uno en contra. Parece que esto va a suceder.”
Brian suspiró.
“Lo siento”, murmuré mi segunda disculpa.
Él puso su mano sobre mi hombro, “Está bien.”
Noté que él no movió su mano de mi hombro de inmediato.
Distrayéndome, le pregunté a Lisa: “Entonces, ¿cómo hacemos esto?”
Ella comenzó a delinear un plan.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.27 06:14 J4yC1 Me hicieron una histerectomía años atrás. Hoy me di cuenta que estaba embarazada. [T]

Cuando tenía 9 años, un agresor no identificado me jaló hasta un auto, me apuñaló 12 veces, y me dejó enfrente de un hospital.
Perdí mi útero, mis ovarios, un riñón y unos cuantos metros de intestino. Han pasado 17 años. Además del Trastorno de Estrés Post-Traumático, la cosa más difícil es saber que nunca tendré hijos biológicos. He querido tener niños propios desde que tengo memoria, aunque quizá esto se deba en parte a que crecí en un hogar conservador que medía el valor de una mujer por su habilidad de traer niños al mundo.
Mi estatus de víctima despertó en mi un interés en la aplicación y cumplimiento de la ley. Me contrataron como policía pero fuera de la academia, la verdad es que era un desastre. En vez de eso, conseguí un empleo en la cárcel. Trabajo en el turno de la noche de 7PM a 7AM. Me hace más solitaria de lo que ya soy, pero me pagan un 11% más en este turno y de todos modos no tengo familia.
Vivo sola. Ni siquiera he tenido un solo novio. Aunque creo que mi cerebro trata de compensar esto porque a veces me levanto en las mañanas sabiendo que alguien está conmigo. Alguien familiar, alguien a quien amo. Sin rostro ni nombre, solo la seguridad de su presencia. Pero siempre que trato de alcanzarlo y tocarlo, nunca hay nada en su lugar.
Como sea. Fui al médico esta mañana después del trabajo. Además de mi temperatura y mi presión arterial, me tomaron una muestra de orina. No es algo inusual. El traumatismo abdominal me hace propensa a infecciones.
Después de unos cuantos minutos, el médico entró y me dijo: "Estás embarazada."
Sonreí de manera temblorosa y con dolor. Seguramente esto era una broma, aunque era una extraordinariamente de mal gusto. "No tengo útero."
Soltó una pequeña risa nasal. "¿Desde cuándo?"
"¿Desde...cuarto grado?"
Atizbos de preocupación se posaron en la cara de mi médico. Los siguientes minutos pasaron como una confusa neblina mientras me decía que mi sistema reproductivo estaba bien.
Mi corazón se aceleró. Me sentí mareada, confundida y enojada. He sido su paciente por cuatro años. ¿Cómo podía olvidar quien soy?
Finalmente me mostró mis expedientes. Años de expedientes, detallando un embarazo exitoso y una breve batalla contra el cáncer de ovario.
"No," Dije, "Debe de haber un error."
El tono de mi médico se volvió más enérgico. "¿Cómo te sientes? ¿Te has golpeado la cabeza, tomado drogas o..."
"¡No!" Me costaba mantener el control de mi voz. "¡Ésto no es mío! ¡Esa no soy yo!"
Siguió discutiendo. El corazón me pesaba. El enojo y la confusión se transformaban en pánico. Finalmente le dije "Me tengo que ir."
Intentó detenerme. - "Quizá solo estés herida o teniendo un episodio, no es seguro que..." Pero me apuré y me fui.
Una vez que llegué a mi auto, implosioné. Cada gramo de dolor, anhelo, ira y vergüenza me vinieron por la espalda, llenándome por dentro, una presión sofocante que sentía que me iba a romper las costillas.
Después de un buen rato, me calmé lo suficiente para conducir a casa.
Mis vecinos de al lados son una pareja mayor, Martin e Isabella. Son buenas personas, pero están terriblemente equivocados respecto a sus hijos. Siguen tratando de emparejarme con su hijo Conrad, quien es narcomenudista y tiene tres hijos con tres mujeres distintas. Lo evito, pero me llevo bien con su hija más joven, Sara. Es una chica salvaje y desempleada, pero tiene buen corazón. Probablemente es un poco extraña, pero me sentía cercana a ella, de la misma forma en la que me sentía cercana a mis parientes.
Sara sabe todo sobre mi (es imposible no tomarla como confidente; atrae los secretos como agujas a la piel) y tiene una memoria ridículamente buena. Mi médico podría estar fuera de si, pero Sara recordaba todo. Ella confirmaría que yo estaba cuerda.
Los autos de Isabella y Martin no estaban, pero el anticuado auto de Sara se encontraba en la curva, así que fui a la puerta. Cuando toqué, Conrad me abrió la puerta con una turbia sonrisa. "Hey."
"Hola, ¿Se encuentra Sara?"
"Ha estado con un tipo, no se ha aparecido en toda la semana." Se estiró, tratando de sacar el pecho. "¿Gustas pasar?"
Negué con la cabeza. "Dile que vine a verla."
Murmuró enojado mientras iba cruzando el patio, mirándome hasta que cerré mi puerta delantera.
Mi terrier, Jingo, enseguida se apresuró hacia mi. Está viejita y este tipo de movimientos de cachorrito son inusuales en ella, pero no le tomé importancia. Una vez que sus ánimos de mascota estuvieron satisfechos, se dirigió a la cocina. La seguí, y me congelé.
Un hombre estaba sentado frente a la mesa, con un montón de papeles frente a él. Jingo corrió hacia él, dando pequeños círculos con emoción.
"No te asustes," dijo el hombre. "Por favor."
"Sal de aquí," Susurré.
"Me imagino que tendrás muchas preguntas después de tu cita médica."
Sentí que algo me aplastaba por dentro, exprimiéndome como una esponja. "¿Cómo sa – "
"Me llamaron." Me mostró su teléfono. "Estaban muy preocupados por ti."
"Voy a llamar a la policía."
"No lo hagas," Me dijo.
"No tendría que hacerlo si no hubieses invadido mi propiedad," resollé.
Absurdamente se me acercó girándome los ojos. Había algo familiar en ello, algo que hizo que mi corazón se derritiera casi tan fuerte como el pánico que me daba que se acercara a atacarme. "Estamos juntos en el contrato de arrendamiento, no pueden hacer que me vaya."
"¡No estás en mi contrato!"
Había algo frágil en su lenguaje corporal, algo fuera de lugar. "Confía en mi. Estoy tratando de volver todo a la normalidad. Mira esto." Dobló un fajo de papeles engrapados, y con un ágil movimiento de muñeca, lo mandó girando hacia mi. Aterrizó a mis pies.
Sé que obedecer a alguien que está invadiendo tu casa es parte de una receta para el desastre. Pero mirarlo y escuchar su voz movió algo en mi, casi como un recuerdo. Me hizo pensar en todas esas veces que despertaba somnolienta pensando en la presencia de alguien que amo.
Así que recogí los papeles. Era una copia de mi contrato de arrendamiento. Mejor dicho, nuestro contrato de arrendamiento. Su nombre era Roy. Se supone que tenía 28 años, pero el hombre frente a mi era al menos diez años mayor.
Detrás del contrato de arrendamiento habían facturas de servicios públicos de ambos y un acta de matrimonio.
Los papeles se sacudieron en mis temblorosas manos. Tontamente, sentí un destello desesperado de esperanza. De alivio. Porque, ¿Saben qué? Prefiero estar mentalmente enferma, incluso hasta el punto de olvidar a mi propia familia, que estar tan sola. "¿Estoy loca?"
"No." Su rostro se torció y se secó los ojos. "Necesito que te vayas de aquí conmigo. Necesitamos estar fuera de la ciudad para el atardecer."
"¿Por qué?"
Su labio inferior empezó a temblar y lo mordió fuertemente. Jingo se acurrucó con él y brincó a sus piernas.
"Roy," dije, de forma experimental. "¿Qué sucederá al atardecer?"
"Vendré a casa con nuestra hija." Sentí como si me hubiesen golpeado. "La gente los sigue - y me sigue - hasta aquí. Y luego te matan."
Mi hija. Tenía una hija. Y un segundo hijo en camino, con el hombre sentado frente a mi. Un glorioso glitch en la matrix me había puesto lo que siempre quise en bandeja de plata. ¿Entonces por qué el padre de mis hijos estaba diciéndome que no podía tener nada de eso? "¿Por qué?"
"Porque." Tomó un buen trago de saliva. "Tiene que ver con nuestro hijo."
En ese momento, la puerta se abrió de golpe. Jingo se puso a la defensiva, ladrando, un poco antes de colapsar en un frenesí de éxtasis.
Era un segundo y más joven Roy, con los ojos bien abiertos y enojado como el infierno. Al verlo de reojo, ese ligero sentimiento de reconocerle explotó. Los recuerdos no me venían de golpe, pero sabía que lo conocía.
Se lanzó a través de la habitación. El Roy mayor lo atrapó sin mucho esfuerzo y lo aporreó contra la pared. "¿Qué estás haciendo?" preguntó de forma calmada.
Su contraparte más joven se incorporó violentamente. "¡Tú sabes que carajos estoy haciendo!"
"¿Quien te dijo que estaría aquí?" La voz de Roy se sacudió un poco. "Un Crono, ¿verdad?"
El Roy joven titubeó brevemente.
"Te han estado siguiendo hasta aquí," Dijo Roy. "Y van a matarla."
"El Crono viene por Adam." El joven se agitó de nuevo.
Roy lo tomó por el cabello y estrelló su cabeza en la pared, paralizándolo momentáneamente. "No, no pueden venir por él. La única forma de detenerlo es prevenir su existencia, lo cual hice. Tan sombrío como parezca, eso era lo mejor que podíamos hacer por ella." Su voz se quebró. "Y tú lo deshiciste."
Retrocedí con cuidado y tomé a Jingo. Ninguno de los dos hombres pareció notarlo. Me apresuré a la puerta al mismo tiempo que el joven Roy soltaba una respuesta venenosa.
Suprimiendo una enorme ola de pánico, corrí a casa de Sara. No me importaba quedarme sola con Conrad. Era mejor que quedarme en casa a esperar la muerte con ese lío de líneas temporales alternativas.
"¡Conrad!" Golpeé la puerta. "¡Conrad, déjame pasar!" El sudor goteaba por mi frente mientras el eco de Roy alzando la voz se escuchaba desde mi casa. Toqué el timbre varias veces. "¡Conrad!"
Calle abajo, escuché el ronroneo de un motor. Un coche elegantemente extraño dobló la esquina. Como si fuese una señal, el fuerte y emocional discurso de Roy finalizó con la palabra "Crono".
Era una locura. Pero hoy la locura se había vuelto mi realidad de muchas maneras, así que me agaché. Para mi sorpresa, escuché suaves y lastimosos llantos que venían de cerca - del taller del padre de Sara. Me puse de rodillas y gateé mientras ese tétrico auto se estacionó frente a mi casa.
La puerta se abrió, dejando al descubierto una suave oscuridad. Conrad se aferró al marco de la puerta. Estaba sollozando.
"¿Conrad?" Susurré. No me respondió. Ni siquiera me miró.
Ignorando el revoltijo nauseabundo en mi estómago, lo esquivé y entré al taller.
Después de una mañana tan brillante, era difícil de ver. Las sombras se fundían en una sola, cortadas únicamente por el tenue brillo de las herramientas metálicas.
Algo cambió, de forma furtiva y de alguna forma malsana. Un hedor dulcemente fétido me llegó: gaseoso, empalagoso, casi pegajoso.
Con un suave click la luz sobre mi se encendió. Me impacté.
Un cuerpo tembloroso en carne viva estaba colgado de los brazos en las vigas. Donde una vez hubieran estado los ojos y los labios, habían quedado agujeros vacíos y sangrantes. Delgadas púas sobresalían de los brazos y piernas despellejados. Me tomó un momento darme cuenta que eran alambres. Alambre para jardín, entrelazado con los músculos sangrantes como si fuesen hilos de bordar.
Solamente el cabello estaba intacto: reconocible al instante, era largo, rubio y con mechas azules.
Sara.
Conrad no dejaba de llorar.
Una figura emergió del enredo de sombras. Alto, delgado y de cabello oscuro, con facciones como las de Roy pero ojos como los míos. Me miró con atención, apreciativamente. Entonces el reconocimiento iluminó sus ojos. Me sonrió, y en mi alma, si no es que en mi mente, lo reconocí. "Adam."
Dio un paso hacia el frente con ansias y tomó mis manos. Las suyas estaban llenas de sangre seca y trozos de tejido. El me miró a la cara, analizando cada facción como si no pudiese tener suficiente. "Lo siento." Me susurró.
Detrás de mi, escuché voces. Giré. La enajenada sonrisa de Adam se convirtió en un cruel gruñido mientras la gente irrumpía en el taller.
Trazos de rayos explotaron en mi existencia, envolviéndome en una luz cegadora. La estática crepitó a lo largo de mi piel, acompañado de una punzante llamarada de calor. El miedo, la confusión y una profunda desesperación que no quería comprender me abrumaron. Me cubrí la cabeza.
Todo al mismo tiempo, se volvió silencioso y oscuro.
Después de un rato, me atreví a mirar.
Aún estaba en el taller. Estaba tranquilo, vacío y limpio, sin rastros de Sara o su asesino.
Para mi sorpresa, Jingo estaba esperándome afuera. La tomé y corrí por el jardín. Los autos de Martin e Isabella estaban en la calle. A través de una ventana, oí a Sara riéndose. El pesar en mi pecho se alivió considerablemente.
Tardé un poco en reunir el valor, pero finalmente entré a mi casa. Después de asegurarme que estaba vacía, me deslicé hasta el suelo y Jingo brincó a mi regazo.
Quiero pasar esto como locura. Un brote psicótico, quizá, o simplemente un colapso del diario. Podía aceptar el hecho de que estaba en el taller de mis vecinos. Incluso podía justificar la presencia de Jingo.
Pero no puedo explicar la sangre ni los tejidos secándose en mis manos.
Quiero una familia más que nada. Me duele inmesurablemente, y me llega hasta los adentros, tener uno con el que nunca podré estar. Pero creo que estoy mejor así.
No tener hijos es mejor que tener que matar a uno, ¿no es así?
Thanks to u/Dopabeane for letting me translate this story.
submitted by J4yC1 to nosleepenespanol [link] [comments]


2018.04.05 20:50 master_x_2k Agitación IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Agitación IV_____________________

“Estaré allí. Sí-” Vi una luz en la ventana de la sala y puse mi mano sobre la mitad inferior de mi teléfono celular mientras investigaba brevemente. Maldita sea, mi papá estaba en casa. Puse el teléfono en mi oreja, “Lo siento, tengo que correr. No. No. Mira-”
Cuando escuché que se abría la puerta del frente, cerré el teléfono y lo metí en mi bolsillo. Me disculparía por colgar más tarde. Definitivamente no quería que mi padre viera el teléfono. No pensaba que me prohibiría tener uno, pero desde la muerte de mi madre, los teléfonos celulares tenían fuertes connotaciones negativas. Eso, y tendría que explicar dónde lo conseguí y cómo lo pagué.
Brian me había dado tres teléfonos celulares idénticos – todos desechables – a primera hora de la mañana, y había decidido ir con él al loft en lugar de ir a la escuela. Tal como lo veía, no tenía mucha oportunidad de concentrarme en las clases con el robo del jueves ocupando mi atención además del estrés de simplemente estar allí y esperar a que aparezcan las consecuencias de haber salteado clases. Además, racionalicé, no tenía mucho sentido ir si sabía que faltaría de nuevo para ir a robar al banco. Me había prometido a mí misma que iría pasado mañana. A afrontar las consecuencias.
Pasé el día con el grupo. Rachel había salido del apartamento; los otros no especificaron por qué y no me interesaba lo suficiente como para arriesgarme a parecer demasiado curiosa al preguntar. Entonces, solo éramos Brian, Alec, Lisa y yo. Habíamos definido los detalles finales del robo y había decidido qué armas quería que Lisa le pidiera al jefe. Elegí un cuchillo de combate y una porra policial telescópica. El cuchillo serviría para emergencias y para aquellas personas que eran demasiado duras para herir con la porra. La porra, de cincuenta centímetros de largo cuando estaba completamente extendida, era para un uso más general, y ofrecía más fuerza de la que obtendría con mis puños. Lisa me había prometido que los tendría para mañana.
Después de eso, evitamos el tema del robo, por algún acuerdo tácito. No sería bueno pensar demasiado o arriesgarse a ponerse demasiado nervioso. De cualquier manera, sentí la necesidad de quemar algo de energía nerviosa, así que ayudé a limpiar el armario de almacenamiento a la hora del almuerzo, con la ayuda de Lisa y Brian. Habíamos solucionado el problema, habíamos encontrado un lugar para todo y habíamos armado la habitación con cosas que les sobraban. El material incluía un tendedero extensible, un vestidor, un colchón inflable y una mesita de noche con una lámpara adjunta. Era suficiente espacio para guardar algunos artículos de tocador, un cambio de ropa o dos, mi traje y mi equipo. Lisa pasó mucho tiempo hablando de lo que podía hacer convertir este espacio en algo mío, lo que podía comprar, cómo podía decorar, pero estaba contenta con lo que teníamos allí. Me gustaba un poco que fuera algo espartano, porque encaja con que no planeaba quedarme tanto tiempo mientras que se sentía extrañamente apreciativo de ser aceptada como parte del grupo.
Habiéndonos cansado, todos nos derrumbamos en los sofás y vimos algunas de las películas de Alec de la Tierra-Aleph[1], la Tierra alternativa con la que nuestra Tierra se había estado comunicando desde que el Profesor Haywire[2] hizo un agujero entre las realidades. Los medios de comunicación eran una de las pocas cosas que se podían intercambiar a través del agujero. Para resumir, podrías obtener libros, películas y DVDs de programas de televisión del otro mundo, si estabas dispuesto a aceptar el precio. ¿El beneficio? Pasé la tarde viendo cómo el otro universo había manejado los episodios uno y dos de las películas de Star Wars.
Realidad: todavía eran bastante decepcionantes.
Para cuando mi padre llegó, tenía chuletas de cerdo descongeladas, espolvoreadas con limón y pimienta y sentadas en una sartén, con verduras en el microondas. Cocinar era el tipo de cosa que comenzabas a hacer cuando solo tenías un padre, a menos que realmente te gustara la comida para llevar.
“Aló”, me saludó mi padre, “Huele bien”.
“Empecé la cena un poco temprano porque hay un lugar al que quiero ir, esta noche, ¿Si eso está bien?”
Trató de ocultarlo, pero pude ver un poco de decepción. “Por supuesto”, dijo, “¿Tus nuevos amigos?”
Asentí.
“Déjame cambiarme y luego te preguntaré todo sobre ellos”, prometió mientras se dirigía al piso de arriba.
Estupendo. No había tenido que responder estas preguntas anoche porque mi padre había trabajado hasta tarde. Mi mente comenzó correr tratando de anticipar preguntas y pensar en detalles creíbles. ¿Debería usar sus nombres reales? ¿O al menos, los nombres que me dieron? No estaba segura de si eso sería un abuso de confianza. Decidí usar sus nombres reales por la misma razón por la que decidí usar el mío con ellos. Simplemente prevenía los desastres si mi padre alguna vez los encontraba, lo cual era una idea aterradora, o si me llamaban.
No tenía que preocuparme que mi padre escuchara del arresto de cuatro chicos, todos los cuales tenían el mismo nombre que mis “amigos”, ya que la mayoría de ellos eran menores de edad y sus nombres se mantendrían ocultos bajo la ley. También tenía la impresión de que los tribunales no siempre desenmascaraban capas cuando los arrestaban. No estaba completamente segura de qué pasaba con eso. Parecía algo sobre lo que preguntarle a Lisa.
Para cuando mi padre había bajado las escaleras, había resuelto tratar de mantener mis mentiras lo más cerca posible de la verdad. Sería más fácil mantener todo en orden de esa manera. Eso, y odiaba mentirle a mi papá.
Mi papá se había cambiado la camisa de vestir y los pantalones de color caqui, en una camiseta y jeans. Me revolvió el pelo y luego se hizo cargo de la última parte de la cocina. Me senté en la mesa para poder hablar con él.
“Entonces, ¿qué está pasando?”, Preguntó.
Me encogí de hombros. Odiaba sentirme así de tensa cerca de mi papá. Nunca me había molestado acerca del acoso, así que siempre había sido capaz de volver a casa y dejar caer mi guardia. No podía hacer eso ahora, porque estaba que él se enterara de mis faltas a clase en cualquier momento, y mis nuevos ‘amigos’ trajeron un montón de secretos y mentiras a la mezcla también. Me sentí como si estuviera al borde de una pérdida de confianza terminal. Un error o una sola llamada telefónica preocupada de la escuela, y mi padre probablemente enloquecería, y las cosas no serían las mismas entre nosotros por mucho tiempo.
“¿Me dirás sus nombres?”, Preguntó. Puso la comida en platos y la llevó a la mesa.
“Brian, Lisa, Alec, Rachel”, confesé, “Son agradables. Me llevo bien con la mayoría de ellos.”
“¿Dónde los conociste? ¿Colegio?”
Negué con la cabeza,” quería alejarme de la escuela por un tiempo, así que tomé un autobús al centro de la ciudad para tomar un descanso. Me encontré con ellos en la biblioteca.” Verdades parciales. Realmente no se podía tomar un autobús hacia el centro de la ciudad y viceversa durante el almuerzo; lo había intentado cuando estaba evitando al trío, pero dudaba que mi padre lo investigara. Sin embargo, técnicamente me cruce con los Undersiders en la biblioteca.
“¿Van a la biblioteca a la hora del almuerzo? ¿Cómo son?”
“Brian es genial. Él es con quien he hablado más.”
“Un chico, ¿eh?” Mi papá movió las cejas hacia mí.
“¡Papá, detente! No es así”, protesté. Dudaba que Brian tuviera el más mínimo interés en mí, sobre todo porque tenía dos o tres años menos que él. Además, bueno, yo era yo. Opté por no mencionar la diferencia de edad a mi padre.
Cambiando el tema, dije, “Lisa es agradable también. Realmente inteligente, aunque no he hablado tanto con ella. Es agradable poder salir con otra chica de nuevo, incluso si ella es muy diferente de mí.”
“Si ella es inteligente, no puede ser tan diferente de ti.”
Podría haberme pateado a mí misma. No podría explicar que ella era una de los malos, mientras que yo era una aspirante a superhéroe, o exactamente cómo era ‘inteligente’. Me había arrinconado en un lugar donde no tenía una respuesta preparada, y tenía que evitar hacer eso. Buscando una respuesta, le dije: “Solo es un año mayor que yo, y ya se graduó de la escuela secundaria”. Esa era la verdad. Ella hizo trampa, pero técnicamente se graduó.
Mi papá sonrió, “Impresionante. Dime que son excelentes estudiantes que pueden servir como buenos modelos para ti “.
Podría haberme atragantado. ¿Buenos modelos de conducta? ¿Ellos? Mantuve mi compostura y me limité a sonreír y sacudir la cabeza, “Lo siento”.
“Una pena. ¿Qué hay de los demás?”
“Alec es el más joven, creo. Un poco difícil de conectar con él. Es un artista increíble, por lo que he visto, pero realmente no lo veo dibujar. Parece algo difícil hacer que se interese o se involucre en algo. Siempre se ve aburrido.” Cuando dije las palabras en voz alta, me di cuenta de que no eran exactamente ciertas. Las dos veces que había visto a Alec reaccionar ante algo había sido cuando le había gastado su pequeña broma a Brian, haciéndolo tropezar, y después de que Perra y yo estuviéramos peleando. Un toque de regodeo en su personalidad, tal vez.
“¿Y la última? ¿Rita? ¿Rachel?”
“Sí, Rachel. No me llevo bien con ella. No me agrada.”
Mi padre asintió, pero no dijo nada. Esperaba a medias la frase parental típica de ‘tal vez si tratas de mostrar interés por las cosas que le gustan’ o algún otro consejo tonto. Mi padre no me hizo eso, solo tomó otro trozo de chuleta de cerdo.
Elaboré un poco, para llenar el silencio, “Ella quiere las cosas a su manera, y cuando no lo consigue, se vuelve cruel. No sé. Ya tengo suficiente de eso en la escuela, ¿sabes?”
“Lo sé”, dijo mi padre. Fue un buen pie para que él me preguntara sobre lo que estaba pasando en la escuela, pero él no lo usó. Se mantuvo callado.
Me sentí inmensamente agradecida en ese momento. Mi papá estaba respetando los límites que yo había establecido, no presionando, no buscando más. Hizo esta conversación mucho más fácil de lo que podría haber sido, y sabía que no podía ser tan fácil para él.
Sentí que le debía algo por eso. Suspirando, admití, “Como, en la escuela. ¿La gente, eh, que me está haciendo pasar un mal rato? Como que me arrinconaron todos, el lunes. Solo, ya sabes, turnándose para insultarme. Es por eso que necesitaba alejarme y me fui al centro.” Me sentí avergonzado al decirlo, porque era lo suficientemente humillante vivirlo como para tener que contarlo, y porque se sentía tan desconectado del resto de la conversación. Pero si no lo decía en ese momento, no creo que hubiera podido.
Mi padre se quedó quieto. Pude ver cómo se componía y elegía sus palabras antes de preguntar: “¿No hay que disminuir lo mucho que apesta ser humillado así, pero no hicieron nada más?”
Levanté las cejas en interrogación mientras masticaba. Lo hicieron, más o menos, pero no pude decir ‘Usaron la muerte de mamá para joderme la cabeza’ sin tener que explicar lo de Emma.
“¿Algo como lo que pasó en enero?”, Preguntó.
Bajé los ojos a mi plato, luego sacudí la cabeza. Después de unos momentos, dije: “No. Enero fue una cosa de una vez. Desde entonces, han hecho ‘’bromas’ más pequeñas, me han molestado, pero no han repetido las actuaciones en ese frente.” Hice citas con mis dedos mientras decía ‘bromas’.
“Está bien”, dijo mi padre, en voz baja, “Es un alivio saber”.
No tenía ganas de compartir más. Uno pensaría que me sentiría mejor, después de abrirme, pero no lo hice. Me sentí frustrada, enojada, incómoda. Fue un recordatorio de que no podía tener una conversación real con mi padre como solía hacerlo. Más que nada, me sentí culpable. Parte de la culpabilidad se debía a que aparentemente había dejado que mi padre pensara que cada vez que me intimidaban, era como había sido ese día, hace casi cuatro meses, cuando las cosas habían empeorado. Apuñale un poco de grasa con mi tenedor.”
“¿Cuándo ibas a salir?”, Preguntó mi papá. Eché un vistazo al reloj digital en la estufa y noté la hora.
Me alegré por la excusa para escapar, “¿Ahora? ¿Está bien eso? No tardaré mucho.”
“¿Te encontrarás con tus amigos?”, Preguntó.
“Solo voy a ver a Lisa para tomar un café y conversar, lejos del resto del grupo”, le dije mientras me ponía de pie y movía mi plato al fregadero. La mentira fue más pesada en mi conciencia después de la conversación abierta que acababa de tener con él.
“Toma, espera”, dijo. Se levantó y buscó en su bolsillo su billetera. Me dio uno de diez, “Para el café. Lo siento, no tengo más. ¿Qué te diviertas?”
Lo abracé, sintiéndome dolorosamente culpable, luego me dirigí a la puerta de atrás para ponerme los zapatos. Estaba abriendo la puerta cuando apenas lo escuché decir, “Gracias.”
“Te quiero papa.”
“Yo también te quiero. Cuídate.”
Cerré la puerta, agarré la bolsa de gimnasia que había escondido debajo de los escalones de atrás y me dirigí a la casa en un trote ligero. Mantuve la bolsa de gimnasia baja para que mi papá no me viera llevándola.
Tomé la misma ruta general que tomé en mis carreras matutinas, en dirección este, hacia la bahía. Esta vez, sin embargo, en lugar de girar hacia el Paseo Marítimo, me dirigí al sur.
En su apogeo, cada pulgada de la ciudad había sido una metrópolis bulliciosa. Los barcos iban y venían a todas horas, los trenes llegaban para entregar los bienes que se enviarían al extranjero y la ciudad estaba repleta de gente. El extremo norte de la bahía, especialmente el área cercana al agua, estaba dedicado completamente a la industria. Barcos, almacenes, fábricas, ferrocarriles y hogares para todos los que se dedicaban a esos trabajos. También tenías al ferry atravesando la propia bahía.
El ferry era el proyecto particular de mi padre. Aparentemente, fue una de las primeras cosas que se fueron cuando la importación / exportación se secó. Sin el ferry, los Muelles se habían desconectado del resto de la ciudad, a menos que estuvieras dispuesto a conducir por media hora más o menos. Mi padre sostenía la opinión de que la falta de ese medio de transporte hacia el resto de la ciudad era la razón por la cual los Muelles se habían convertido en lo que eran hoy. Creía que, si el ferry comenzaba a funcionar nuevamente, se crearían puestos de trabajo, las personas en los vecindarios de bajos ingresos tendrían más acceso al resto de la ciudad, y la dinámica de clase baja o clase alta, sin clase media, de Brockton Bay se suavizaría.
Así que, cuando había estado tratando de pensar en un lugar que era bastante privado pero fácil de encontrar, pensé en el ferry. Probablemente podría agradecerle a mi papá por la idea.
Me acerqué a la estación y encontré un baño en desuso para cambiarme al traje.
El edificio y el ferry en sí estaban bien cuidados, al menos en el exterior, que fue una de las razones por las que mi padre pensó que le costaría muy poco hacer que las cosas funcionaran nuevamente. Aun así, ese no era el problema de la ciudad. No querían proporcionar a los adictos y los pandilleros un acceso fácil al resto de la ciudad, mientras pagaban por brindar el servicio, por la mera esperanza de _tal vez _obtener mejoras para el futuro. Por lo tanto, la ciudad mantuvo la estación y el ferry muy bonitos para cualquier turista que se alejara lo suficiente al sur del Paseo Marítimo y mantenía eternos carteles de ‘temporalmente fuera de servicio’ y ‘muy pronto en todo el edificio y en los folletos. Aparte de los reemplazos regulares para mantenerlos como nuevos, los carteles no se habían eliminado en casi una década.
Ignoré las puertas que daban al interior de la estación y, en su lugar, me dirigí hacia el patio exterior que daba a la bahía. Había algunos paneles grandes de vidrio para romper el viento, y mesas de piedra y bancos para aquellos que quieran sentarse a comer. Fue uno de los mejores puntos de vista para ver el Cuartel General del Protectorado[3] en todo su esplendor. El cuartel era una serie de arcos y agujas montados en una plataforma petrolera renovada. Incluso la plataforma sobre la que se construyó era hermosa, con bordes duros y líneas de barrido. Todo estaba iluminado por focos polarizados y contra una tenue corona de colores cambiantes, como la aurora boreal atrapada en forma de burbuja de jabón. Un campo de fuerza, siempre encendido, protegiendo a las personas que vigilaban Brockton Bay.
Cuartel General del Protectorado
“No estaba seguro si aparecerías”, una voz masculina rompió el silencio.
Me volví para mirar Armsmaster, “Lo siento. Tuve que colgar a tu recepcionista. Llamo la vida real.”
Parecía de alguna manera diferente a la primera vez que lo conocí. Sus labios estaban en una línea dura, sus pies más separados. Tenía los brazos cruzados sobre el pecho con la alabarda en una mano, el palo apoyado contra su hombro. Transmitía una actitud tan diferente que momentáneamente me pregunté si era la misma persona bajo el traje.
“Tengo que pedir un favor”.
[1] Aleph, es la “A” en el alfabeto hebreo.
[2] Haywire: Caótico, loco o fuera de control. Normalmente referido a equipos electrónicos o electricos.
[3] PHQ: Creo ya lo mencioné antes, el Protectorate Headquarters.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.07.12 19:49 Extratexture2 Los mitos de la Guerra Civil (o cómo los discursos del miedo legitimaron un golpe de Estado)

1. La II República no fue un desastre:
“La República no fue un fracaso que conducía inexorablemente a una guerra” sino que fue “destruida por un golpe militar” que, al contar con la connivencia de un país extranjero y no triunfar en buena parte del país y en la capital, se encaminó automáticamente a la guerra civil. La República fue una democracia de entreguerras de nueva creación y como otras muchos democracias europeas de Europa tuvo que lidiar por un lado con la derecha autoritaria, fascinada por la experiencia fascista, y con la izquierda obrera que consideraba, de manera habitual, que la democracia era incompatible con el capitalismo.
Durante los años de dictadura franquista, el régimen justificó el golpe de Estado por “el peligro comunista”. Sin embargo, las justificaciones conservadores han ido evolucionando de manera que es cada vez más habitual oír a los políticos de derechas nombrar el supuesto fracaso de la República como causa directa y sustancial de la guerra y nunca culpar de la misma el golpe de Estado militar que degeneró en una guerra civil. Durante los años de dictadura franquista, el régimen justificó el golpe de Estado por “el peligro comunista”.
Las justificaciones de la guerra civil de la derecha ya no son los rojos y marxistas sino los mismos políticos republicanos. En esta línea se manifestó Esperanza Aguirre en un artículo publicado recientemente en ABC en el que afirmó: “La "II República fue un auténtico desastre para España y los españoles (…). Muchos políticos republicanos utilizaron el régimen recién nacido para intentar imponer sus proyectos y sus ideas -en algunos casos, absolutamente totalitarias- a los demás, y que faltó generosidad y patriotismo".
2. El asesinato de Calvo Sotelo no precipitó nada:
El hecho de que el golpe de Estado se produjera el 18 de julio no tiene nada que ver con el asesinato de Calvo Sotelo, que se produjo el día 13 de julio de 1936 y conocido el día 14. Su muerte, señala la obra “no precipitó nada” y “no tiene nada que ver”.
3. La fecha del golpe dependía del apoyo fascista:
La fecha de inicio del golpe está ligada a la promesa de intervención de la Italia fascista de Mussolini, con la que los monárquicos, liderados por Calvo Sotelo, suscribieron el día 1 de julio un acuerdo para la compra de una “espectacular cantidad de material bélico de primer nivel”. Estos contratos de venta de armas y promesa de intervención fueron firmados en Roma por Pedro Sainz Rodríguez con el apoyo personal de Antonio Goicoechea y “el más que probable conocimiento de Calvo Sotelo”. Esta cuestió ha sido analizada por Ángel Viñas.
4. No existen las dos Españas destinadas a enfrentarse:
El hecho de que la ejecución del golpe de Estado dependiera de la llegada del armamento italiano permite al historiador Ángel Viñas desmontar otro mito repetido cientos de veces: la guerra civil no se produjo simplemente por cuestiones internas sino que contó con la connivencia de la Italia fascista, sin la cual “aquel golpe medio conseguido, medio fracasado” no se hubiese transformado en una guerra civil. La participación italiana no se produce, por tanto, una vez iniciada la contienda sino que su apoyo previo al golpe fue fundamental para las esperanzas golpistas. Los contratos conseguidos por Viñas muestran como Italia facilitó a España “más de 40 aviones, miles de bombas, gasolina etilada, ametralladoras y proyectiles” sin los cuales los militares sublevados no hubieran podido iniciar una guerra civil.
5. Los civiles monárquicos jugaron un papel crucial:
El golpe del 18 de julio no solo fue obras de militares sino también de civiles, en particular de los monárquicos de Calvo Sotelo, que tuvieron un papel sustancial para que el golpe triunfase, y no meramente de apoyo.
6. La defensa de la Iglesia y del catolicismo no existió en el diseño y ejecución del golpe:
Entre las motivaciones alegadas por los militares en sus bandos de guerra iniciales de julio de 1936 (incluido el del propio Franco) no se cita ni una sola vez la recurrente “persecución religiosa” ni tampoco hay clérigos entre los conspiradores. No fue hasta bastantes meses después del golpe cuando la propaganda de los rebeldes utiliza la defensa de la religión para justificar la guerra civil.
7. No había ninguna revolución comunista en marcha:
Durante 39 años de dictadura franquista, el régimen señaló repetidamente que la sublevación militar fue la respuesta a un inminente levantamiento comunista. El anticomunismo sirvió a Franco para legitimar la insurrección contra el gobierno legítimo, presentándola como una contrarrevolución preventiva. Basta para desmentir estas teorías conspiratorias la propia declaración del entonces embajador estadounidense, Claude Bowers: “A aquellos que fuera de España después tuvieron que escuchar con machacona insistencia la calumnia fascista de que la rebelión era para impedir una revolución comunista, puede sorprenderles saber que durante tres años y medio nuca oí semejante sugestión de nadie, mientras, por el contrario, todos hablaban confidencialmente de un golpe de Estado militar”. Los motivos que llevaron a la sublevación a los militares fue frenar en seco las reformas progresistas, y democráticas, diseñadas en el primer bienio de la II República.
8. El golpe de Estado militar sí que prevé un plan de conquista del poder y de la guerra:
Las derechas contrarrevolucionarias o antiliberales y ciertos sectores militares sí se pusieron manos a la obra para subvertir el orden constitucional y recabaron con éxito la intervención internacional de la Italia fascista antes del golpe, es decir, hicieron todo aquello de lo que acusaban falsamente a la izquierda republicana y obrera.
9. En la primavera de 1936 no existía el terror rojo:
El número de empresarios y propietarios que fueron asesinados en los meses anteriores al 18 de julio es ínfimo y el de religiosos inexistente.
10. La URSS o la Komintern no planeaban ninguna intervención en España:
La Unión Soviética, en contacto directo con el PCE, no tenía prevista una intervención revolucionaria en España. De hecho, en ningún lugar de Europa entre 1918 y 1939 triunfó ninguna revolución obrera ni hubo ninguna “expansión comunista”, pues el comunismo “no pudo o no supo salir de la URSS”.
Este hilo procede de: http://www.publico.es/politica/diez-falsos-mitos-del-franquismo.html
Reseña el muy recomendable libro "Los mitos del 18 de Julio" (Barcelona, Crítica), una buena lectura con vistas al 80 aniversario del inicio de la Guerra Civil
submitted by Extratexture2 to podemos [link] [comments]


2016.07.11 11:49 EDUARDOMOLINA Rajoy espera tranquilo la rendición del PSOE. Unidos Podemos ha optado por mantenerse al margen del jaleo. No tiene mucho que ganar y sí bastante que perder en estas aguas revueltas. Está claro que guste o no, la alianza entre Podemos, IU y las mareas sigue siendo la única alternativa.

Rafael Alba
http://www.elboletin.com/opinion/136847/rajoy-tranquilo-rendicion-psoe.html
"¿Para qué moverse? Si algo parecen haber dejado claro los resultados electorales es que la mayoría de los españoles que han votado en las próximas elecciones quieren que el PP y Mariano Rajoy se hagan cargo de su futuro en los próximos cuatro años. Y por más que duela o resulte incomprensible la evidencia objetiva es lo que es y hay pruebas muy claras sobre este particular. Y, por lo tanto, si estas son las preferencias es de suponer que quienes han optado por dar su apoyo al equipo azul creen la historia que sus dirigentes han elaborado y la visión idílica de la realidad que presentaron en la campaña electoral, por distorsionada que a muchos nos pueda parecer.
Así que con las cifras en la mano y el perdón de los pecados de corrupción y tijera que le han concedido las urnas, el presidente en funciones se dispone a repetir su estrategia ganadora, ese inmovilismo paciente que tanto le critican sus adversarios, pero cuyo ejercicio le ha permitido hasta ahora ganar todos los combates a los que ha tenido que enfrentarse tanto en el interior como en el exterior de su partido. Sin embargo, convendría no engañarse, ni caer en la tentación de dejarse llevar por los propagandistas de izquierda y derecha que llevan ya unos cuantos años, disparando contra don Mariano. Porque lo cierto es que es probable que tenga razón cuando exige, desde el silencio, a PSOE y Ciudadanos que le den su apoyo a cambio de nada.
Lo primero que hay que decir es que a este político gallego no puede exigírsele ahora que presente un programa de gobierno. Nunca lo tuvo. Lo suyo es otra cosa, adaptarse a las circunstancias y aprovechar los huecos para ‘colocar’ sus presupuestos ideológicos, esos ‘principios’ que, por supuesto, tiene, en las leyes que aprueba. Normas que, por cierto, nominalmente estarían pensadas para otra cosa. Y confía en que siempre va a poder hacerlo porque se ha consolidado con el tiempo como el verdadero ‘mal menor’ y con la que está cayendo a todos esos supuestos rivales que teóricamente tiene no van a tener más remedio que apuntalarle si quieren impedir que el sistema vuele por los aires.
Y lo segundo es que él no tiene nada que demostrar, mientras que no resulta nada fácil decir lo mismo del resto. A estas alturas, nadie en su sano juicio puede argumentar que no está al tanto de los casos de corrupción que han estallado a lo largo de su mandato, ni de los recortes que ha aplicado, ni de que haya precarizado el empleo y esté a punto de dejar sin un euro el fondo de reserva de la Seguridad Social. Tampoco hay un solo español por ahí que no sepa perfectamente que Rajoy jamás ha cumplido su programa electoral, ni sus compromisos con Bruselas, ni que el presidente en funciones era perfectamente consciente de que su decisión electoralista de bajar los impuestos podía costarle a España más pronto que tarde una dura sanción europea y la necesidad de volver a aplicar duros recortes presupuestarios que pueden provocar una nueva desaceleración económica con aumento del paro incluido.
Todo eso era público y notorio y no le ha impedido ser el líder y el cartel electoral del partido más votado en las dos últimas citas electorales. Así que no es él quien tiene que explicar nada, porque él ha jugado siempre a lo mismo. Son sus queridos rivales Pedro Sánchez y Albert Rivera a quienes les toca explicar los motivos que les impiden apoyar un gobierno de coalición de las fuerzas constitucionalistas. Al fin y al cabo, tanto el PSOE como Ciudadanos han seguido el juego del PP desde el primer minuto y han organizado sus campañas electorales de espaldas a estos problemas y en plena coincidencia con el partido de Rajoy. Entre los tres, se han tirado cerca de tres años bombardeando a los españoles con una sola idea, aquella de que lo único importante era frenar el avance del populismo y los separatistas.
Ya conocen la cantinela. Ese presunto buen muchacho, Rivera está dispuesto a negociar con todos menos con Unidos Podemos, porque su intención es salvar a España del desastre e impedir que Pablo Iglesias y Alberto Garzón, los dos malvados demonios comunistas, conviertan a este país en un trasunto de la caótica Venezuela, abran la puerta a la fragmentación nacional y contribuyan al triunfo final de los independentistas. La misma, por cierto, que difunden una y otra vez la marioneta Susana Díaz y el ventrílocuo Felipe González que ahora quieren convencer a sus brigadas rojas bajas en calorías de que han retrocedido por no haber sido claros a la hora de explicar a sus votantes potenciales de que nunca, bajo ningún concepto y de ninguna manera iban a pactar con los pérfidos populistas.
Esas han sido sus cartas y ese ha sido su juego. PSOE y Ciudadanos han contribuido con entusiasmo a convencer a los españoles de que la prioridad nacional era acabar con las hordas que avanzaban sobre el país dispuestas a entregar el poder a un peligrosísimo terrorista con coleta. Han trabajado muy duro en esa línea, codo con codo con el PP durante un larguísimo periodo de más de dos años, justos los mismos que, día más o día menos, lleva Podemos ocupando el centro de la actualidad política. Y por eso ahora deberían ser consecuentes con lo que han hecho e integrarse sin mayores problemas en esa gran coalición que Rajoy ha defendido siempre. La de los hombres de bien y el sentido común. Porque eso es lo mejor para España y lo único que puede salvarla del caos que se cierne sobre ella.
Lo demás es accesorio. Seguro que en Bruselas y Berlín se muestran generosos con ese tripartito del sistema, o sus sucedáneos abstención mediante y dan muestras de su gran benevolencia. Justo lo contrario a lo que harían si, por casualidad, un gobierno ‘podemita’ hubiera llegado al poder. La casta financiera que domina la UE hubiera repetido entonces la historia de Grecia y dejado caer su furia sobre esta pobre piel de toro. Pero se mostrará dadivosa con los héroes del sur que han conseguido construir un dique forjado con votantes para evitar la peligrosísima inundación a la que todo el Viejo Continente podía estar expuesto.
Con un escenario tan claro sería absurdo que el concienzudo Mariano Rajoy fuera a perder los papeles ahora. Y, por supuesto, no lo hará. Son, como decía antes, los otros quienes tienen que esforzarse, hacer méritos y demostrar que son coherentes y capaces de llevar hasta las últimas consecuencias el discurso que han elaborado. Y lo harán, qué duda cabe. Entre otras cosas, porque si llegara el momento de ir a las urnas por tercera vez, lo probable es que el PP continuara rescatando parte del voto perdido. Que Ciudadanos se convirtiera en una opción testimonial y el PSOE dejará de ser, definitivamente, la alternativa de Gobierno que ahora todavía pretende ser. Y sería sí, entre otras cosas, porque puestos a elegir un líder anticomunista y español que es de lo que se trata, lo mejor es optar por la versión original. Y esa nadie la representa mejor que un señor de Pontevedra que fuma puros y lee el Marca.
Y, mientras tanto, inteligentemente, Unidos Podemos ha optado por mantenerse al margen del jaleo. No tiene mucho que ganar y sí bastante que perder en estas aguas revueltas. Toca recuperar a los votantes perdidos y esperar una nueva ocasión que no tardará en llegar. Basta con seguir señalando las contradicciones del enemigo para mantenerse ahí, pero esa estrategia no resulta suficiente, sin embargo, para aspirar a algo más. Por eso toca aprovechar la coyuntura para completar la definición del programa político que se quiere llevar a cabo y eliminar las dispersiones que han resultado fatales en la última cita con las urnas. Porque lo que sí está también claro es que guste o no, hoy por hoy, la alianza entre Podemos, IU y las mareas regionales sigue siendo la única alternativa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2015.06.27 16:51 qryq Por qué Grecia no debe pagar la deuda. Expertos del comité de la Verdad sobre la Deuda Pública en Grecia explican algunas de las conclusiones preliminares.

El miércoles y el jueves de la pasada semana la asamblea Nacional de Grecia acogió la presentación de las conclusiones preliminares del Comité de la Verdad de la Deuda Pública. Este grupo de trabajo se estableció el 4 de abril de 2015, a partir de la decisión de la presidenta del Parlamento, Zoe Konstantopoulou, quien confió la coordinación científica de este trabajo al historiador Eric Toussaint y la cooperación del Parlamento Europeo y otros parlamentos e instituciones internacionales a la europarlamentaria Sofia Sakorafa.
La publicación de este informe (se puede leer el original -en inglés- [1], o esta nota de prensa en castellano [2]) ha llevado a la publicación de algunas crónicas donde apenas se esbozan las líneas generales de sus conclusiones, en línea con lo expresado por Konstantopoulou, que <>, y por tanto reclamar su eventual impago.
Sin embargo, en el proceso de acumulación de la deuda existen además errores de forma y violaciones legales que no pueden ser subsanadas ni obviadas, algunas de las cuales fueron expresadas al término de ambas jornadas, por algunos de los integrantes del Comité. Un equipo compuesto por 30 expertos, griegos y extranjeros a partes iguales, que continuarán su tarea hasta el mes de diciembre.
Leonidas Vatikiotis, economista y profesor universitario, se ha encargado de la deuda griega desde 1980 hasta la aparición de la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional), en 2010. Entre sus conclusiones cita que <>
Vatikiotis considera que <>. Y advierte al resto de países europeos que <>
María Lucía Fattorelli, exauditora del erario Federal de Brasil y fundadora del movimiento "Auditoría Ciudadana de la Deuda", en su país, ha investigado para el Comité el contenido de los acuerdos bilaterales y con las instituciones financieras firmados por Grecia desde 2010, y denuncia las numerosas irregularidades contables y legales llevadas a cabo por las instituciones europeas, con el fin de endosar al Estado griego los activos tóxicos de la banca privada.
<>, señala. Tanto el FMI como la Comisión Europea crearon empresas pantalla de carácter privado en paraísos fiscales <>
En opinión de Fattorelli, <>
Sergi Cutillas, integrante de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda, ahonda en esa línea al asegurar que <> Porque, además, no había duda sobre cuál sería el resultado. <>
Pero Cutillas también denuncia la inaudita negativa del presidente del Banco Central de Grecia, , Yanis Sternaras, a facilitar la información solicitada por el Parlamento amparándose en una cláusula de confidencialidad dentro del marco de la ley bancaria europea. Lo que supone anteponer los intereses de las entidades financieras a la soberanía popular representada por la Asamblea Nacional. El resultado, explica el investigador, es que <> Y ahí Cutillas hace un inciso para explicar que el FEEF es una institución privada creada en Luxemburgo bajo la ley británica, vulnera normas del Tratado de la UE, emite deuda con garantías de los Estados socios y tiene una condición crediticia artificial, emitida por las agencias del rating que le otorgan la máxima calificación, gracias a lo cual sus activos no tienen ningún riesgo por lo que es refugio de especuladores. <>, pero gracias a su descubrimiento por parte del Comité está información se ha convertido en <>
Los argumentos legales son rigurosos, y el informe publicado evidencia que se han vulnerado muchos artículos del Tratado de la UE o de las propias instituciones que participaron en el fraude de la deuda. Lo que deja claro que quien tiene el poder no tiene ningún problema en romper las normas.
Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos, presente en la Segunda jornada pese a no integrar la Comisión Parlamentaria, considera que el informe presentado es <>.
Al tiempo recuerda que paralelamente al proceso griego < Por último, el eurodiputado considera que hay muchas implicaciones de este comité en el Estado español, <>
https://www.dropbox.com/s/152bmu4a5jv9lea/Report.pdf?dl=0
http://www.auditamosgrecia.org/es/nota-de-prensa-la-auditoria-de-deuda-en-grecia-establece-las-bases-para-la-suspension-de-pagos-de-la-deuda-soberana-griega/
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2014.10.20 19:56 conconvencimiento Municipales: ni solos ni bien acompañados

Pasada la efervescencia de la Asamblea Presencial, mientras digiero aún las emociones vividas a cientos de kilómetros pero sintiéndome uno más de entre los miles que estaban en Vistalegre, mientras resuenan aún en mi cabeza los cánticos y siento todavía bullir esas palabras que me sacaron lágrimas de emoción, mientras pienso que estamos viviendo algo histórico, mientras todo esto pasa… no puedo evitar sentir una inquietud que como una pesada sombra ahoga mi entusiasmo.
Estoy preocupado, mucho, hasta el desvelo. Ya lo estaba, pero tras escuchar algunas de las cosas que se han dicho durante este fin de semana, un pensamiento intrusivo se me ha instalado en la cabeza: la idea de que podemos fallar. Ni la designación por sorteo de ciertos cargos, ni el hecho de que la portavocía sea individual o colegiada, ni el voto único transferible, ni otros aspectos especialmente relevantes sometidos a debate me parecen tan importantes como esta decisión. De lo que hablo aquí es de ganar y del riesgo que asumimos al elegir una opción que podría ser no solo lesiva para nuestros intereses (los de la ciudadanía), sino catastrófica. No nos engañemos, no me refiero a qué hubiera pasado si a los americanos les hubiesen pitado los pasos de salida, por utilizar la metáfora baloncestística de Pablo Iglesias, sino qué hubiera pasado si a los españoles les hubiesen obligado a salir a la cancha con los ojos vendados. Eso es, el desastre.
El grupo promotor había demostrado poseer en todo este tiempo una visión estratégica insuperable. Claro que no son infalibles, pero una vez que nos habían traído hasta aquí, creo que se habían ganado el derecho a concederles el beneficio de la duda. Por eso me tranquilizaba saber que estaban en total desacuerdo con la posibilidad de que Podemos “se la jugara” en las próximas municipales. ¿Por miedo al pueblo? No seamos melodramáticos. Por mero sentido de la responsabilidad. Porque una cosa es que seamos lo suficientemente realistas como para pedir lo imposible y otra muy distinta que seamos unos inconscientes y desaprovechemos una oportunidad histórica para transformar radicalmente este país. Recordemos: el cielo por asalto.
Las ventajas de acudir a esta cita en solitario se me aparecían, y se me aparecen, insignificantes, al lado de los enormes riesgos que conlleva para el proyecto. No voy detenerme demasiado hablando de la posibilidad de que arribistas, tránsfugas y trepas de toda laya se infiltren entre nosotros.Tampoco voy a exponer aquí las dificultades que supone preparar en seis meses una candidatura solvente, un programa eficaz y eficiente que tenga en cuenta aspectos como la financiación o la preparación de documentos técnicos que afronten la compleja problemática de nuestros ayuntamientos. Ni lo que supone movilizar al electorado, “vender” Podemos a esta escala en tan poco tiempo, sabiendo que nuestra implantación es especialmente urbana y crece de un modo directamente proporcional al nivel formativo de los ciudadanos. Todas estas son dificultades que podrían salvarse. Al fin y al cabo, sin una audacia inédita en la historia de nuestra democracia Podemos no habría llegado a ser nunca lo que es.
Voy a partir, pues, de la base de que somos capaces de hacer en seis meses lo que nunca nadie hizo en la historia de la política no ya española, sino mundial. Ahora bien, ¿cuál es la recompensa que nos espera al final del camino? Hagamos unas cuentas rudimentarias. Por mucho que sigan fundándose círculos, difícilmente van a poder surgir los suficientes como para cubrir una cuarta o tercera parte de los ayuntamientos del país. ¿Y en qué porcentaje de estos ayuntamientos, seamos realistas, Podemos va a poder aspirar a gobernar en mayoría? Cuando llegue la hora del recuento, descubriremos que Podemos ha sacado unos resultados espectaculares para una formación con un año y medio de vida que solo ha presentado listas en un x% de municipios, pero la lectura que harán los grandes medios y, no nos engañemos, buena parte de la ciudadanía, es que somos un partido minoritario. La cuarta o quinta fuerza del país. ¡Y esto a seis meses de unas elecciones generales! Qué vitola de partido ganador es esa. Por no hablar del efecto desmoralizador que podría causar entre muchos simpatizantes e incluso en el seno mismo de Podemos.
Porque luego está la gobernabilidad… Proyectémonos unos meses. Podemos ya está en cientos de ayuntamientos, gobierna incluso en unos cuantos, pero su nivel de exposición se ha vuelto excepcional. ¿Sabéis esas miras telescópicas con las que el rey mataba los osos que le ponían drogados por delante, no? Pues eso va a ser nada al lado de los pelotones de fusilamiento en el muro de la opinión pública en los que nos van a colocar. No va a hacer falta que nadie cometa ningún gran error, bastan un par de pactos “extraños”, algunas declaraciones sacadas de contexto y, en definitiva, todo aquello que amplificado desde el altar de la prensa castuense será voceado, para que buena parte de nuestro trabajo se vea seriamente afectado. ¿O no somos conscientes de lo que ya está pasando? ¿Leísteis ayer el editorial de El País? ¿Habéis leído los periódicos esta mañana? ¿Habéis visto las tertulias de televisión? Yo sí, pues soy uno de esos millones de españoles a los que desgraciadamente les sobra tiempo como para dedicar la mañana de un lunes a hacer cosas tan improductivas como esta. Y en todos sitios el mensaje central es el mismo. Que si Podemos ya es casta, que si ya estamos “suavizando” el programa, que si el providencialismo de Iglesias, que si la división… A nadie, salvo honrosísimas excepciones, le interesa buscar la verdad. Nadie parece dispuesto a reconocer lo que, con errores y aciertos, de hito democrático supone lo que está pasando. Así las cosas, ¿qué va a ocurrir cuando dispongan de material “objetivo” susceptible de ser utilizado? ¿Vamos a cometer la ingenuidad de pensar que el “pueblo” es suficientemente sabio como para no caer en la manipulación? Qué parte de ese pueblo conoce las entrañas de Podemos, lo que se hace en esta plaza, el trabajo de los círculos… Qué parte de ese maltratado pueblo sabe lo que es appgree.
E insisto, ¿todo para qué? Si pensamos que las competencias en Sanidad, Educación, Igualdad, Medioambiente, Servicios Sociales…, dependen principalmente de las autonomías y del Estado, me pregunto: ¿realmente no podemos esperar? Se me quedó grabado lo que dijo uno de los ponentes durante la pasada Asamblea: es que en muchos pueblos no podemos soportar por más tiempo a los caciques. ¡Claro! La gente decente ya está harta de señoritos y gamonales. ¿Pero realmente pensamos que Podemos va a desbancar a esos politicastros que han gobernado durante décadas con el apoyo y la connivencia muchos de sus vecinos porque sí? No, podremos arañarles unos votos, a lo mejor un buen cacho, al PSOE e IU, y entrar honrosamente a formar parte de la oposición, a gobernar en coalición (¿con quién?), o a levantar algún bastón de mando. A lo mejor hasta damos la campanada en alguna gran ciudad. ¿Y para ese viaje necesitábamos estas alforjas? Comparto el entusiasmo, el sentimiento de urgencia. ¿Pero por qué no empezar a trabajar a nivel municipal desde ya para ganar primero las elecciones autonómicas y generales al tiempo que creamos círculos potentes que fiscalicen la labor municipal y se preparan para gobernar en miles de ayuntamientos en 2019?
Porque creo en la capacidad de Podemos para cambiar este país, ni siquiera la fórmula de ir acompañados, aunque sea bien acompañados, me satisface. No hablaré de los casos que más conozco, porque no tienen por qué ser representativos del resto. Pero me resulta verdaderamente difícil contemplar cómo pudiera evitarse que los “Ganemos” u otras plataformas semejantes no terminen convertidos en “sopas de siglas”. Temo que Guanyem Barcelona no representa lo que está pasando en muchos otros lugares, donde estas organizaciones están ya hablando en nuestro nombre –haciendo copy-paste de nuestros borradores, cómo no– al tiempo que son patrimonializadas por partidos como IU, lo que no apunto como crítica sino como un hecho constatable dentro de la línea de convergencia impulsada con esta formación. Esto es, ¡lo viejo con un traje nuevo! E incluso en aquellos casos en que sean plataformas verdaderamente ciudadanas que hagan suyo ese mensaje de “centralidad”, de unidad popular que nos inspira –y no sean versiones de inspiración frentepopulista– no veo de qué modo Podemos pueda integrarse siendo y no siendo al mismo tiempo Podemos ni cómo la ciudadanía va a poder saber con claridad qué es lo que está votando. Lo que a nosotros nos resulta tan evidente no es tan sencillo de hacérselo comprender a mucha gente que solo ha conocido los métodos de la vieja política. Con una dificultad añadida. Que los círculos de Podemos que se organicen para concurrir masivamente a las elecciones municipales de 2019 se encontrarán con el insólito hecho de que algunos de sus compañeros ya estarán gobernando. ¿Cómo se hace oposición uno a sí mismo?
Cuando hablo de no concurrir a estos comicios no considero que haya que coartar la libertad de los círculos, a los que habríamos de tratar como menores de edad. Podemos son sus círculos. Por eso no apelo a ningún Consejo Estatal para que tome esta decisión; simplemente apelo a la madurez de esos mismos círculos que con las más nobles intenciones quieren empezar a dar ya la batalla y animo a que el “intelectual colectivo” reflexione, debata, y ponga por encima de todo el bien común. Dejemos de demonizar palabras como “eficacia” o “estrategia”, que no son negativas en sí mismas. A diferencia de nuestros adversarios políticos nosotros sí hemos leído a Aristóteles para saber que la inteligencia y la valentía son condiciones esenciales de los ciudadanos de la República, pero también a Maquiavelo –a este ellos se conforman con aplicarlo– para saber que a veces lo que parece virtud es causante de ruina. No vivimos en la Ciudad Ideal, sino que tenemos que empezar a construirla entre todos. Soy consciente, por supuesto, de que existen decenas, acaso cientos de círculos preparados para emprender esta lucha a nivel municipal. Como también sé que disponemos de un “capital humano” abrumador, como se demostró en Vistalegre, donde únicamente pudimos ver la punta del iceberg de Podemos. ¡Qué orgullo! Pero se trata de ganar la guerra y no algunas batallas. Alguien dirá: ¿entonces, qué propones? ¿Que nos borremos? Pues sí y no. Sí a que nos borremos de una cita que no hemos elegido y que nos viene mal, muy mal. Y no, porque si queremos trabajar para mejorar nuestros pueblos, lo único que tenemos que hacer es hacerlo. ¿Es que no hay por dónde empezar? Estemos con las mareas y plataformas ciudadanas, fundámonos con los movimientos sociales, colaboremos con iniciativas de voluntariado. ¿Cómo que no podemos transformar ya nuestro entorno? ¿No es esto precisamente lo que venimos haciendo desde hace años? ¿No somos en muchos casos esa misma gente? Y, mientras, en paralelo empoderemos nuestros círculos, hagámoslos verdaderamente abiertos, plurales, transversales, saquemos las asambleas a la calle, reunámonos con los vecinos, hagamos oposición desde las plazas, desde los medios de comunicación, desde las redes sociales, en los bares… Cuando ganemos las generales y empecemos a transformar este país, quién duda de que la nuestra va a ser una marea imparable que teñirá de morado cada rincón de España.
Creía que el grupo promotor compartía a grandes rasgos este diagnóstico. En este sentido quería pensar que la participación de Podemos a través de diferentes “alianzas” de cara a las municipales que impulsaban, era considerada como una especie de “mal menor” encaminada a satisfacer a las “bases” –a aquellos que piensan, y sé que sois miles, que no hay que dejar pasar la oportunidad–, pero que ni siquiera era un ofrecimiento realmente sentido, y desde luego mucho menos prioritario. Una especie de cesión también “táctica” aunque de orden interno. Pues seamos honestos: quién puede dudar de que si Pablo Iglesias pudiera le daba una patada a las municipales y las mandaba a mayo de 2016. En ese caso, esta sería la menor de sus preocupaciones. O de que si no hubiera generales hasta dentro de dos años tampoco esto sería motivo de discusión. Pero el calendario es el que es. Por eso no pude contener mi asombro convertido más tarde en enorme inquietud cuando en el tramo final de la Asamblea descubrí que “Claro que Podemos” abría la mano en este punto con un discurso marcadamente ambiguo. La frase parece haber pasado desapercibida. Algunos, incluso, han hecho una lectura totalmente opuesta. Me refiero concretamente a este pasaje de la intervención de Íñigo Errejón, quien a la pregunta “¿Qué sucederá en municipios donde no existan candidaturas ciudadanas como Ganemos?”, respondió: “En esos sitios, se llamen como se llamen, Podemos va a estar presente construyendo candidaturas municipalistas”. Para terminar apuntando, poniendo el ejemplo del gran esfuerzo realizado durante las Europeas: “Vamos a levantar miles de candidaturas para las municipales (…) que son la primera batalla para hacer irreversible el cambio político en nuestro país.” Es decir, que rendido este último dique, y a menos que maticen o reculen más tarde, está claro que el Podemos de Iglesias está dispuesto también “a jugársela” en las municipales, pueblo a pueblo, pero sin haber articulado un proyecto global que contribuya a reformar profundamente este nivel institucional. Esto es, como una legión de quijotes lanzados contra molinos de viento.
Desconozco si este giro obedece a la presión ambiental, al intento de desembarazarse de las críticas al supuesto personalismo de Pablo Iglesias o a una reflexión más profunda por parte del grupo promotor. Y está bien. Tal vez esto sea “transaccionar”. Pero aunque respete, como no podía ser de otro modo, la decisión de la mayoría, creo que consensuar un error equivale a dejarle el campo libre al adversario.
Ni que decir tiene que puedo estar equivocado. ¿Puedo yo tener razón frente a tanta gente comprometida e inteligente? Es harto improbable. Pero lo veo tan meridianamente claro, y perdonadme que necesite tantas palabras para explicarlo, que debía decirlo. Que las municipales son una trampa mortal. Que nuestros adversarios están esperando que demos ese paso. Porque una cosa es la guerra, estimado Pablo, y tú eres un mariscal, y otra la guerra de guerrillas. Y aquí, siento recordarle con cariño al profesor Monedero, no tenemos tampoco nada que hacer esta vez. No de momento. La fontanería del poder municipal es endiablada. Y mientras no hayamos acabado con quien financia al ejército que viene a emboscarnos, mientras el miedo no haya cambiado verdaderamente de bando, hay batallas que es mejor dejar pasar.
Tenemos manos suficientes para derribar la estaca. Pero hay que saber cómo tirar.
Concentrados y todos a una… ¡sí que Podemos!
submitted by conconvencimiento to podemos [link] [comments]


Sistema de citas en php y javascript (con login) CITAS PARA RETIRAR EL CARNET DE EXTRANJERÍA - Verifique si ... 1 SISTEMA DE CITAS POR INTERNET SCT - YouTube Cambios en el sistema de citas en línea. Control de Citas (Descarga Gratis) - YouTube ¿Los Sitios de Citas en Línea Realmente Funcionan? - YouTube ¿Buscas Pareja? Citas online - TusCitas.com Sistema de Citas en Linea - CITAS WEB - YouTube Desarrollo App Citas Medicas con Android Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de ...

Sitios De Citas En Linea Lethbridge - manuallasa

  1. Sistema de citas en php y javascript (con login)
  2. CITAS PARA RETIRAR EL CARNET DE EXTRANJERÍA - Verifique si ...
  3. 1 SISTEMA DE CITAS POR INTERNET SCT - YouTube
  4. Cambios en el sistema de citas en línea.
  5. Control de Citas (Descarga Gratis) - YouTube
  6. ¿Los Sitios de Citas en Línea Realmente Funcionan? - YouTube
  7. ¿Buscas Pareja? Citas online - TusCitas.com
  8. Sistema de Citas en Linea - CITAS WEB - YouTube
  9. Desarrollo App Citas Medicas con Android
  10. Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de ...

Migraciones habilitó, en la Agencia Digital, la opción para pedir cita y recoger su Carnet de Extranjería.. . Ingresen a www.migraciones.gob.pe y luego a l... SISTEMA DE CITAS MEDICAS EN LÍNEA - GESTION HOSPITALARIA (registro de pacientes codigo fuente) - Duration: 9:41. tusolutionweb Tutos 8,104 views. 9:41. sistema de citas de tramites y servicios de la sct. sistema de citas de tramites y servicios de la sct. En esta oportunidad les presento una nueva aplicación para controlar las citas, reuniones, tareas, entre otros. Originalmente está creada para llevar un cont... El Poder Judicial del Estado, te informa los cambios realizados para mejorar el Sistema de Citas en Línea. 🖥⬇️ #elecciones #DUI #elsalvador #youtuberosalvadoreño #2018 Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de Identidad DUI en el Salvador GANTE AN PRENDA P... http://www.cibernoviazgo.com/los-sitios-de-citas-en-linea-realmente-funcionan/ ¿Los Sitios de Citas en Línea Realmente Funcionan? ¿Es la primera vez que has ... Es una plataforma social donde puedes encontrar citas online totalmente gratis. ¿Buscas Parejas? Encuentra tu pareja Ideal, tuscitas.com te ayuda a encontrar definiendo tus gustos e intereses. SISTEMA DE CITAS MÉDICAS EN LÍNEA - Duration: 4:19. H. Ruben Ortiz Cubas 33,058 views. 4:19. Proyecto final basado en Web service - PHP - ANDROID STUDIO - MySQL - Duration: 10:14. Sistema de citas en línea - CITAS WEB- Es un software desarrollado por D&T Casanare que gestiona la solicitud, programación y cancelación de citas médicas en...